Las líneas de trabajo están definidas por tres ámbitos fundamentales:

  • La solidaridad, se trata de un lugar en el que las personas del barrio pueden recibir y dar ayuda unas a otras, con sus propias cualidades y capacidades. De esta manera se quiere acabar con la idea de relacionar la solidaridad con lo estrictamente material, entendiendo que la solidaridad va mucho más haya, rompiendo con la idea de que hay personas que solo pueden ayudar y otras ser ayudadas, creyendo en un espacio donde toda persona puede aportar a la vez que recibir. Poniendo a la persona como protagonista, creyendo en sus cualidades y en sus capacidades, que son útiles para los demás y por lo tanto útiles para el barrio.
  • El encuentro, ya que E.S.E es un lugar de acogida, escucha y atención, en el que interactúan personas de condiciones y características muy diversas. Consideramos fundamental que existan espacios en los que se relacionen personas, que a priori se consideren muy diferentes entre sí, y que a través de ese conocimiento descubran aquello que les une, y vean en la diversidad de cada uno, una riqueza.
  • La formación, ofreciendo a las personas de un espacio en el que formarse, sobre diferentes temáticas, de manera gratuita. La manera en la que se ha ido desarrollando esta formación, es escuchando las necesidades y demandas de la población del barrio. Por ellos las actividades y cursos que hay en marcha no son cerrados, sino que pueden modificarse, cambiar, siempre atendiendo a las necesidades reales de las personas.

Estas tres líneas no son independientes entre sí, sino que están interconectadas entre ellas, ayudando una a la otra. La formación ayuda a aportar a cada persona aquellas cualidades que tiene, que son útiles para los demás, favorece la solidaridad dando (tiempo, conocimientos…) también permite que se dé el encentro con los demás, lo que permite conocer, respetar…

Estos tres ámbitos de actuación se concentran y plasman actualmente en todas las actividades.